No sé lo que quiero, pero sí lo que no quiero

Por alguna razón una de las situaciones que me generan más confianza para platicar conmigo misma (y esto puede decir que definitivamente no es en sentido figurado) es cuando me estoy bañando. Usualmente tomo decisiones (a las que rara vez le doy seguimiento), sufro epifanías (que o me tumban o me motivan) y le saco jugo a mi pensamiento. Aunque honestamente la mayoría de las veces pienso puras pendejadas.

Obvio el día de hoy no fue la excepción aun y cuando me encontraba apurada. Eso del ausentismo con respecto a la realidad es algo que se me da muy natural sobre todo cuando estoy relajada, es decir, me voy.

Una de las cosas que me puse a pensar hoy, dado que he estado teniendo pequeños e inconstantes brotes de creatividad literaria y me han dado unas ganas irresistibles de escribir, es que me di cuenta de algo que no me había puesto a pesar antes.

Usualmente (y lo menciono a riesgo de estar equivocada) las personas (aunque honestamente no creo que haya excepción aunque muchos lo nieguen) estamos en constante búsqueda de “la media naranja”.

Sí, la chingada media naranja.

Y consciente o inconscientemente caemos en la necesidad de considerar a quien se nos acerca (en el caso que lo amerite, hombre o mujer, o ambos para algunos) esos detalles que según son señales de interés amoroso (aún cuando la contraparte ni en el mundo nos hace). No obstante, pienso que todos los “forever alone” atravesamos por estas situaciones dado que no estamos seguros ni siquiera de lo que nosotros mismos andamos buscando. Y pienso que (y obvio esto lo comento sin ninguna autoridad sobre el tema, es meramente una teoría) todos tenemos miedo del “yo quiero” incluso más del “yo necesito”.

“¡Estás loca!” pensarán algunos (y de esto sí tengo certeza) “claro que yo sé perfectamente lo que quiero”. Y en realidad, nuestros “yo quiero” se limitan a “que esté guapo/bonita”, “que sea doble D/que tengo unos brazos grandes y fuertes”, es decir, cuestiones superficiales. Incluso cuando nosotros tratamos de “profundizar” más en nuestros deseos de nuestra pareja “ideal”, siempre circulamos alrededor de frases pendejas como “que me entienda” ó “que me trate bien”. Y la verdad, ¿qué chingados significa eso?

Tenemos tan taladrado en la cabeza los ideales de amor juvenil que nos presentan en Hollywood que no pueden estar más pinche alejados de la realidad. Y por supuesto, esto indiscutiblemente repercute es nuestro compromiso real y sincero con nuestra pareja. Sí, cuando el wey no hace lo que yo quiero que haga lo mando a la chingada.

Quiero aclarar una cosa. Yo personalmente no creo en el “amor para toda la vida” como suelen mostrarlo en las películas (o libros, ahora resulta) como crepúsculo o el “contigo hasta la muerte” y todos sus derivados. Pero sí creo en la monogamia y en el compromiso y sobre todo la responsabilidad con tu pareja, pero primeramente contigo misma. Y pienso que es exactamente aquí donde entra el saber qué es lo que quieres de una relación y expresarlo con toda sinceridad. ¿Y por qué lo evadimos? Inconsciente, más que conscientemente decir que es lo que YO quiero es darle al otro la libertad de expresarte lo mismo a ti. Y como diría mi papá “aquí es donde se congela el cliente” ya que por alguna razón en estas generaciones el “yo merezco” se ha potencializado y la importancia de “mi prójimo merece” se ha demeritado. Claro, ese “yo estoy más preocupada por que quienes me rodean satisfagan mis necesidades y caprichos como yo lo requiero. Sin embargo, dejo de ser directo para que mi contraparte no se hiciera ideas y me dijera a mi qué es lo que quiere.”

La solución: me quedo callada y espero que mi pareja adivine que es lo que quiero porque yo carezco del valor para expresarlo por miedo a que me pidan a mi, sin embargo, si mi pareja no adivina y no cumple lo que yo quiero, lo mando a la chingada porque no hacemos click.

Claro, adivinar.

Gente, no somos pinches psíquicos, no mamen.

Hoy me di cuenta que realmente me falta cultivar esa parte de expresar que es lo que yo quiero en una relación y por supuesto, mantenerme a la expectativa de lo que mi contraparte quiere de nuestra relación y de buenas a primeras saber si va a resultar o no, puesto que yo estoy en todo mi derecho de no darle lo que quiere, porque no todo en esta vida nos sale natural y viceversa.

Hay que entender que no todo en esta vida encaja como pieza de rompecabeza, ni modo, a veces hay que hacer trampita, o sea, hacer un esfuerzo para que las relaciones funcionen. Y si no estás dispuesto, también estás en todo tu derecho, pero no mames, ¡también hay que ser honestos con eso!

~ por Piwita en noviembre 19, 2012.

2 comentarios to “No sé lo que quiero, pero sí lo que no quiero”

  1. Todo seria mas fácil si todos fueran asexuales jajaja

  2. Uuuuy, un tema con mucho qué comentar =B.

    Primero, un poco en desacuerdo con el título, si NO sabes lo que quieres, también NO sabes lo que no quieres, sino, como vás a diferenciar? No son exclusivas una de la otra, lo que me lleva al siguiente punto, todo esto de las relaciones se trata de salir, experimentar, probar, conocer, para entonces tener una remota idea de lo que quieres y no quieres y aclarar posturas, perspectivas y gustos de lo que creías que querías y no querías, como dijo?!. Claro, en principio siempre va a ser más fácil estar con alguien porque esta guapo(a), atlético(a), te habla bonito, te trata bien, etc etc, como mencionas es a lo que está uno acostumbrado y lo que en todos lados te dicen y te venden, ya esta en uno aceptarlo e irte con el(la) primero(a) que te hizo sentir bonito y te la creíste, habrá los casos en que funcione y realmente sea la persona de tu vida, de eso no me queda la menor duda, pero otras muchas veces se cae en la comodidad para no estar solo(a) y se aguantan muuuchas cosas y situaciones (nunca he entendido por qué?), se apendeja uno muy fácil (he estado ahí), lo bueno es qué me toca ahora contarlo como una experiencia más y he salido bien librado.

    Entonces en mi experiencia (mucha o poca) y lo que he visto (amigos, familia, conocidos, etc) mi opinión al respecto de la media naranja es que tienes que conocer, experimentar, para saber que quieres y que no quieres y tomar una decisión consciente de con quien quieres compartir tu vida, ya sea por unos meses/semanas/años, cada persona te hace saber un poquito más que quieres y que no quieres y es bien padre! … igual por eso sigo soltero o jamás he tenido una relación de más de 1 año jajaja, tal vez para muchos no tengo la suficiente experiencia o podrán pensar no sé de lo que hablo en materia de relaciones, lo que si sé, es que me he divertido montones y agradezco no estar con una persona por el miedo a no estar solo o porque es “lo normal” y lo que sé tambien es que cuando llegue de nuevo el momento de compartir con alguien una relación va a ser más chingón que los anteriores porque ya pude filtrar más cosas y ya el tiempo dirá si esa persona puede hacer que ceda en “lo que no quiero” o será tiempo de seguir buscado.

    Me gusto el punto dónde te refieres a lo que “yo merezco” y como obtiene una importancia grandísima. Si bien es cierto, cada uno merecemos lo mejor, también es importantísimo esforzarse en ser un trofeo para la contraparte porque también “se merece” lo mejor, no?! y volviendo al punto anterior, después de ya saber un poco mejor lo que quieres y no quieres, te hace una mejor versión de ti mismo y tienes algo que ofrecer.

    En fin … a darle con todo esto, mientras yo me sigo conociendo y divirtiendo, sé que llegará la persona, después de 29 años, se que soy “lo que alguien se merece”. A cambio, pido lo mismo =)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: