Paréntesis – Y lo yuppie no se me quita

Leyendo un artículo que algún personaje de los que sigo twitteó hace unas horas, me topé con una idea que me había nacido hacía algún tiempo cuando empecé a ver toda la controversia que generaban los productos de Apple y de cómo en cierta forma estaba monopolizando el mercado global. Muchos Apple-Haters se ensañan en vetar los productos Apple sin siquiera analizar la posibilidades y beneficios que proporcionan en general. Y por otro lado uno realmente no puede odiar una marca específica puesto que las necesidades individuales varían de persona a persona y lo que satisface a algunos puede no satisfacer a otros que buscan algo similar. Por supuesto, esto no quiere decir que yo tenga preferencia por la marca "APPLE" sino que los beneficios que a mi me otorga globalmente me hacen preferir hasta cierto punto sus productos; y sólo algunos en particular (como los iPod y el iPad).

Sí hay cosas que me disgustan de los productos Apple, por ejemplo (y hablando exclusivamente de las PCs y las laptops) es su incompatibilidad con muchos programas que yo disfruto enteramente utilizar. Por ejemplo, un Microsoft Office jamás será de la misma calidad en una Mac que en una "no Mac" y aclaro, en mi caso específico por la simple razón de que en un programa como esos (sea word, sea excel, sea powerpoint o onenote) yo exijo tener la mayor versatilidad posible y siento que de alguna forma esa versatilidad en laptops y PCs de la marca Apple está limitada. Y es perfectamente válido pues cada quien en su muy personal manera saca el provecho que necesita de las herramientas que posee.

Uno tiene que pensar a la hora de comprar un producto (sobre todo tecnológico que resultan bastante costosos) cuál es la mejor opción para nosotros. En mi caso, una marca tiene poco o nada que ver con mi decisión final. Sin embargo, inicialmente las dos primeras cosas que me llaman la atención de un producto tecnológico son la "estética" y la "marca". Posterior a la impresión inicial analizo las características individuales de los productos, y de ser posible busco la manera de tener una experiencia de primera mano, por más mínima que sea, con los productos a debatir puesto que tiene mucho que ver por el ejemplo, el peso, el tamaño, el tiempo de reacción de los productos, el centro de masa, y la comodidad en general que me proporciona manejar el producto; entre otras cosas.

Un ejemplo bastante claro de mi preferencia por otros productos que no sean de la marca Apple (a pesar de la calidad tanto en los mismos y como en el servicio en toda su extensión) es mi teléfono móvil de la marca Motorola. Hasta hoy, y lo digo con mucha no me he arrepentido de la decisión por ese artículo en particular. Mi equipo lo comparé tanto con el iPhone 4 y el Nokia N97 (que en su momento era de los top #5 celulares que me interesaban). Después de observar la interfaz y el manejo del N97 lo descarté por completo (los aparatos Nokia no son de uso rudo y en mi caso eso es esencial). La discordia se redujo entonces al iPhone 4 y el Motorola MB300. Al final (y aunque había tenido poca [si no es que nula] experiencia con la Android Market) mi decisión falló a favor del Motorola MB300 por el único elemento que satisfizo mi capricho completo: la cámara de 5mpx.

Por otro lado, desde su lanzamiento he tenido una enfermiza necesidad de adquirir una iPad. Jamás la había tocado ni manejado (hasta recientemente) y sin embargo yo estaba convencida de que un iPad era la mejor opción para una persona (yuppie) como yo. No fue sino hasta hace dos semanas que me enteré del nuevo lanzamiento de la tablet by Motorola llamada Xoom que al momento de leer las especificaciones técnicas y las características en general quedé maravillada. La verdad es que aunque admito que jamás le saco el provecho que debería a mis útiles y herramientas tecnológicas para mi es una necesidad generada a partir del conocimiento del objeto (la necedad inicial) que se transforma en una obsesión (totalmente enfermiza) de tener aquello en mis manos que a los pocos meses pierde la novedad (aunque debo confesar que últimamente he estado bastante estable con mi satisfacción al producto tecnológico [mis últimos dos celulares pueden dar fe de ello]).

iPad VS Motorola Xoom

Diversas y grandes desventajas circunscriben al tan polémico iPad. Inicialmente la falta de cámara, de puertos USB, de entradas SD son los puntos clave que disuadirían a uno de adquirir el producto de Apple. Sin embargo, desde mi punto de vista, estas desventajas únicamente resultan como desventajas porque tratamos de ver el iPad como una especie de NetBook que en realidad no es. Un iPad es una herramienta de consulta, no de trabajo. Su función es aligerar la carga física al transportarla en nosotros facilitando información de consulta que nos permita resolver problemas de tipo "urgente". Por ejemplo, revisar tu correo, ver archivos adjuntos en pdf u office, calendario, notas, citas. Así lo mismo con todas las tablets de su especie.

Vacilé un poco sobre mi decisión de comprar un iPad cuando vi que salía al mercado la de motorola con más y mejores características de hardware (mismas que iniciaron la discordia entre el iPhone 4 y mi motorola MB300: la cámara de 5mpx). Sin embargo, existe un detalle en los productos con Android OS, que aunque muchos podría parecer pequeño, para mi es crucial si no es que esencial: la Android Market.

Si bien la Android Market está llena de aplicaciones tanto interesantes y esenciales como divertidas, desgraciadamente aún sigue en pañales. Esto le resta bastantes puntos, en mi caso, a la hora de elegir la tablet que satisface mis necesidades globalmente. He tenido la oportunidad de convivir con la Apple Store y con la Android Market e iniciando desde el servicio, la calidad de la Apple Store sobrepasa por muco a la Android Market empezando por la zona de quejas. Además, la idea de tarjetas prepagadas para comprar Aplicaciones y música en la Store de Apple es una idea maravillosa para aquellas personas que no contamos con Tarjeta de Crédito para pagar por ellas. Desventaja que se presenta en la Android Market a la hora de adquirir alguno de sus programas por lo que los mortales sin Tarjeta de Crédito debemos sucumbir ante las aplicaciones "gratuitas" que sólo nos "medio satisfacen". Por otro lado, los problemas de instalación de los programas de la Android Market no pueden ser remitidas (que yo sepa) a ningún buzón de quejas. Tal es el caso de los Google Goggles, la aplicación de Twitter y el Skype que me han generado problemas para instalar en mi celular y ni cómo identificar la causa del problema y solucionarlo.

Definitivamente no me puedo dedicar a decirles cuál producto es mejor, sólo me puedo limitar a comentar sobre las características de los productos. Al final la decisión recae en cada uno.

~ por Piwita en febrero 7, 2011.

Una respuesta to “Paréntesis – Y lo yuppie no se me quita”

  1. Mujer, porque no haces un blog de reviews de gadgets?

    Pero bueno

    Pues yo creo que deberías darle una oportunidad a la xoom. Sobretodo porque la función de credit card solo es al inicio. Siempre terminan cediendo a los diferentes sistemas de pago🙂

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: