Paréntesis – Aquello que no puedo explicar

image

Hoy me pasó algo muy bonito e inusual y difícil de explicar.

Fui con Karen al corredor del arte a que ella recogiera un cuadro (o mas bien círculo) a un taller donde tomaba clases. Mientras ella cumplía con su propósito yo me retiré un poco viendo por aquí y por allá hasta que me topé con un “stand” donde venden libros y comencé a ver lo que había. Me topé entonces con un libro que ya tení rato de estar buscando que se llama “El Nombre de la Rosa”. Seguí viendo y unos minutos después recibí un mensaje de Karen diciéndome que ya estaba lista. Le contesté diciendo que yo también sólo me faltaba pagar. Intenté dejar de ver los libros pero una fuerza muy curiosa y muy convincente me ordenaba que siguiera viendo así que no tuve más remedio que hacerle caso. Fue entonces que levanté un libro equis y muy para mi fortuna justo debajo de él estaba un libro que desde hace meses que buscaba con vehemencia. Este libro se llama “Los Renglones Torcidos de Dios”. Y la verdad me dio mucha alegría porque solito me llegó.

Los otros dos libros que aparecen en la foto me los dieron de “pilón” jajaja

En fin, después les platico como están los libros.

~ por Piwita en enero 24, 2011.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: