Paréntesis – Para los que piensan que dieta = dejar de comer!

Por alguna razón que ignoro (o pretendo ignorar) fui a dar a una página que habla sobre los cuerpos cetónicos. Esto en consecuencia me recordó que desde hace muchos años se me quedó grabado una frase muy popular de la Dra. Guajardo a la que constantemente hacía referencia cuando llevé con ella bioquímica. La frase decía “la glucosa es la única fuente de energía del cerebro”. Repetida en más de una ocasión y la frase tiende a pegárseme con “kola loka” en el cerebro. Al principio por supuesto no entendía si energía es energía, sin embargo, a medida que me fui adentrando en los misterios del metabolismo de los carbohidratos comprendí numerosas cosas.

“Pero, ¿qué demonios son los cuerpos cetónicos?” es lo que seguramente estarás preguntándote. Resulta que los cuerpos cetónicos son residuos químicos que se generan a partir de la transformación de los lípidos ( o sea, grasa) o proteínas (sean propias o ingeridas) en energía requerida (o demandada) por el cuerpo. Los cuerpos cetónicos se empiezan a formar por diversas razones, entre ellas los períodos largos de ayuno.

Existen dietas para adelgazar conocidos como cetogénicas que son por definición las que contiene un bajo o nulo aporte glucídico (es decir que consumen muy pocos o nada de carbohidratos ó azúcares) lo que obliga al organismo a utilizar la proteína y las grasas acumuladas en el cuerpo como sustrato energético. Dicen por ahí que llevar estas dietas ayuda a adelgazar perdiendo grasa directamente, dado que se elimina energía sin haberlo utilizado y gran parte de los cuerpos cetónicos se evacuan a través de la orina.

Si bien es veraz esta afirmación, también es cierto que la cantidad eliminada es mínima y lo que resulta peor es que el aumentar el nivel de cuerpos cetónicos en la sangre es peligrosísimo dado que se genera una descompensación bioquímica para equilibrar los niveles ácidos en la sangre. Además, la elevada producción de cuerpos cetónicos impide la producción de calor en los tejidos adiposos puesto que estos no pueden utilizar los cuerpos cetónicos como sustrato metabólico. Por lo tanto, si lo que buscas al dejar de comer mediante esta dieta es adelgazar, lo último que quieres es que los tejidos adiposos (es decir, la grasa almacenada) disminuyan el gasto energético global; y es exactamente lo que provoca la dieta ya que elevar los cuerpos cetónicos en el organismo contrarresta los efectos de la dieta y preserva la masa de grasa.

Por otro lado, la elevada producción de cuerpos cetónicos trae como consecuencia problemas más notorios como intensa irritabilidad, mal sabor de boca y mal aliento (por la evaporación de la acetona a través de los pulmones). Además, si la concentración en la sangre aumenta exageradamente se pueden padecer delirios, caer en coma o e incluso morir por intoxicación.

La elevada concentración de los cuerpos cetónicos en el organismo disminuyen el apetito en la persona, generando éxito en la pérdida de peso, sin embargo, cuando la persona está bajo el régimen de esta dieta comienza a tener problemas puesto que nunca se siente bien. Sufre de dolores de cabeza, mareo, vomito ocasional y mal sabor de boca contribuyendo a la falta de apetito.

Esta dieta funciona parcialmente ya que usualmente son ricas en proteínas puesto que es necesario el nitrógeno para metabolizar los cuerpos cetónicos en el organismo y neutralizar la acidez formando amonio, además de mínimas cantidades glucosa para mantener funcionando apropiadamente al cerebro. Sin embargo, las dietas de este tipo generan consecuencias dado que el único sustrato para generar energía, de no ingerir la suficiente, el cuerpo utiliza la proteína de los músculos de la persona para mantener la acidez de la sangre en un nivel óptimo (o sea, te empiezas a comer a ti mismo). Lo cual resulta contraproducente para aquellos que quieren perder grasa corporal y aumentar masa muscular; jamás en la vida se logrará.

Les escribo esto no para aburrirlos ni mucho menos. La verdad es que desde hace rato traía la inquietud de investigar en realidad cómo funcionaba bioquímicamente el dejar de comer para adelgazar por he conocido unas dos o tres personas que resuelven sus problemas de gordura con esta dieta (no supervisada, por supuesto). La verdad es que para una dieta no hay nada mejor que una comida equilibrada (conteniendo todos los elementos de la pirámide alimenticia proporcionados) y ejercicio diario. Y no es porque yo lo haya vivido porque la verdad es que mi fanatismo por la harina refinada y los chocolates ha sido mi perdición, si he visto que funciona muy bien con mi mamá. Supongo que hay excepciones para aquellas personas que sufren de problemas hormonales y que sin embargo, con una dieta balanceada, medicamento y ejercicio pueden mantener un peso ideal. Aunque a no todos les agrada la idea de ejercitarse jaja.

~ por Piwita en enero 6, 2011.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: