Paréntesis – ¿En qué momento?

No sé, como que la noche me inspira, pero no.

Para empezar la uñas no me dejan escribir tan aceleradamente como suelo hacerlo y eso repercute en mi inspiración (sí, borrar palabras mal escritas y tenerme que ir para atrás hacen que pierda la cadencia de mis ideas).

Hoy fue un buen día, en muchos aspectos. Fue el cumpleaños de Karen y hoy por la noche tuve la oportunidad de convivir con alguien a quien siempre había tenido cierto resentimiento y celos por razones bien estúpidas. Pero hoy me di cuenta que era recíproco (y creo que de su parte era aun más fuerte). Sin embargo, al final de la noche creo que hubo muy buena química y por supuesto eso hizo feliz a Karen porque me di la oportunidad de convivir con ella y ver más allá de lo usual (y me dio mucho gusto saber que ella pensó y sintió lo mismo: “cero amenaza” jajaja). Fue un gran paso y me siento muy bien conmigo por eso porque usualmente los celos me ciegan (¿verdad?). Estoy terminando con mi etapa de antisocial y estoy empezando a ser más abierta con la gente, ser yo desde el inicio y dejar la timidez de lado, lo cual por supuesto creo que me genera ventajas y oportunidades y evita ciertas tensiones.

Por otro lado esta semana he estado pensando y pensando mucho. Es verdad. Me di cuenta que cambié, en algunas cosas para bien y algunas cosas para mal. Pero algo sí sé: ya no soy la misma. Y es que es muy curioso y muy cierto a la vez. Mi papá muchas veces me ha compartido una frase de Paulo Coelho que dice “cuando meto los pies al río y los saco, ni mis pies son los mismo, ni el río es el mismo”. Y es tan atinada que me dan ñáñaras (nunca en mi vida había escrito esta palabra). Claro, no he perdido mi esencia, sigo siendo Piwi, la misma berrinchuda, risueña, exagerada, demandante de atención, leal, fiel, ñoña, cariñosa, reservada, etc. pero siento y tengo una inquietud muy grande que sólo puedo explicar diciendo que evolucioné mi pensamiento, mi percepción, mi manera de apreciar mi entorno y por supuesto mi manera de sentir lo que está a mi alrededor. Juro que dejo de ser la misma pendeja de antes.

Y hablando de percibir y apreciar mi entorno, me ha nacido una nueva mortificación. Desde hace unos días tengo la impresión de que algo bien drástico me va a suceder. Sea bueno o malo me estoy preparando psicológicamente porque estoy tan segura como que me llamo Pilar de que eso que suceda le dará un giro de por lo menos 180° a mi vida y por supuesto que es mi trabajo y está 99% en mis manos sacar de este giro algo sumamente positivo.

¡En fin, más mañana!

Que por cierto aun no me he dignado a terminar “Fahrenheit 451”, pero les juro que mañana les platico qué me pareció.

~ por Piwita en octubre 29, 2010.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: