Paréntesis – Hablarlo hace bien

Ayer estaba platicando con mi amiga Magda (psicóloga). Bueno, no precisamente MI amiga, es amiga de mi mamá, pero la convivencia en la oficina nos ha ayudado a desarrollar una confianza mutua que con poca gente tengo. Estos días me he sentido particularmente mal, como hace tiempo no me sentía y por alguna razón ayer que papá estaba lidiando con los problemas laborales y Magda trataba de decirme que necesitaba que yo lo animara, me sacó algunas cosas que ni siquiera había pensado antes, y me hizo una sugerencia muy intensa. Lo  bueno de las pláticas con Magda es que me siento cómoda, lo malo es que a veces tiene miedo de decirme las cosas como realmente las piensa.

De toda nuestra conversación ella sacó una pequeña conclusión, que aunque yo pienso acelerada, me metió un gusanito terrible.

De forma inmediata, lo que sí necesito es un tiempo para mí, para pensar, para reflexionar, para reordenar mi cabeza y reacomodar mis prioridades y marcar el sendero que pienso seguir durante el próximo año.

Es sólo una de tantas cosas que necesito.

Hay ciertas cosas que suceden que sí me levantan el ánimo. Pero no ha sido suficiente, creo que todo queda en mis manos (no esperaba menos).

Tanta mortificación no es buena.

Un abrazo.

P.D. ¿Por qué sólo escribo cuando estoy triste?

~ por Piwita en octubre 7, 2010.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: